Si quieres recuperar un cuchillo o unas tijeras oxidadas, este consejo te puede ayudar.

Vierte vinagre blanco sobre las hojas del cuchillo o tijera. Espolvorea con sal gruesa. Con cuidado de no cortarte, frota con un paño grueso. Enjuaga con agua y seca bien.

Compartir: