Cómo respondemos ante el COVID-19 | Ver más aquí
El mejor acompañamiento para tus postres es una taza de café calentita, ¿pero que tal si tu postre ya tiene café? eso sería demasiado chiva ¿verdad? Poné atención a la siguiente receta que te compartiremos en donde el ingrediente estrella es el café. Estamos seguros que impresionarás a tus invitados la próxima vez que los invites a un café.
Lista de super
Copiar lista
    • 120 grs. de galletas Sabemas María.
    • 50 grs. de mantequilla fundida.
    • 1 cucharada de cacao en polvo.

    Relleno

    • 400 ml. de nata líquida o crema de leche.
    • 300 grs. de queso crema.
    • 120 grs. de azúcar.
    • 15 grs. de gelatina sin sabor.
    • 1 cucharada grande de café soluble.
    • 60 ml. de leche entera Sabemas
    • Esencia de vainilla (opcional).

    Decoración

    • 100 ml. de nata líquida o crema de leche. 
    • 30 grs. de azúcar.
       

Ingredientes:

 

  • 120 grs. de galletas Sabemas María.
  • 50 grs. de mantequilla fundida.
  • 1 cucharada de cacao en polvo.

Relleno

  • 400 ml. de nata líquida o crema de leche.
  • 300 grs. de queso crema.
  • 120 grs. de azúcar.
  • 15 grs. de gelatina sin sabor.
  • 1 cucharada grande de café soluble.
  • 60 ml. de leche entera Sabemas
  • Esencia de vainilla (opcional).

Decoración

  • 100 ml. de nata líquida o crema de leche. 
  • 30 grs. de azúcar.

Preparación:

Empezá haciendo la base de la tarta. Colocá las galletas Sabemas María en una bolsa tipo ziploc y trituralas hasta que queden como harina, añadí la mantequilla fundida y el cacao en polvo. Mezclá bien hasta conseguir una pasta. Colocá un papel de hornear sobre la base del molde desmontable. Echá la pasta de galletas y presiona con un vaso para dejarla bien compacta. Guardá en el refri mientras preparás el relleno de la tarta.

Montá o batí (con batidora) 300 ml. de nata. Antes de que se ponga firme añadí la mitad del azúcar (60 grs.) y seguí montando. Reservá en el refrigerador. En otro recipiente batí el queso crema con la otra mitad del azúcar (60 grs.) y la esencia de vainilla. Poné la  gelatina a remojo en agua fría. Calentá en una olla la nata restante con la leche. No dejés que hierva. Disolvé el café soluble en el líquido y remové bien. Añadí la gelatina y mezcla con unas varillas hasta que se integre todo  por completo.

Ahora tenés que echar el "café con leche" sobre el queso batido y removerlo con unas varillas. Vertí esta mezcla sobre la nata montada y de nuevo remové hasta que se integre por completo.

Sacá el molde con la base de galletas del refrigerador. Poné unos puntos de mantequilla en los bordes y pega las láminas de acetato. Vertí el relleno de la tarta en el molde y congelá 3 o 4 horas.

Desmoldá la tarta congelada, es mucho más fácil ya que el  acetato sale como una pegatina y los bordes de la tarta quedan completamente lisos. Dejá la tarta en el refri para que se descongele despacio.

Antes de servir, montá la nata con el azúcar y decorá en forma de bolitas toda la superficie. Y listo, es hora de disfrutar.

Compartir:
Acción:
Imprimir